jueves. 08.12.2022

El mundo de la cosmética y del cuidado de la piel puede resultar especialmente complejo para alguien que no esté muy familiarizado con él, dada la ingente cantidad de productos diferentes que se pueden adquirir hoy en día adaptados a las necesidades de pieles de todo tipo, accesibles a través de tiendas como la de cosméticos 24 horas. Ni que decir tiene de aquellas personas que poseen pieles grasas y presentan problemas de deshidratación, afección que puede afectarles pese a las características de su piel.

Con el fin de facilitarte las soluciones que necesitas, en esta entrada te aclararemos todo lo que debes saber sobre las pieles secas y pieles deshidratadas, detallándote también una rutina que puedes seguir para hidratar pieles grasas deshidratadas, así como unas lista de consejos a seguir para mantener la piel grasa en buen estado.

Todo lo que debes saber sobre la piel deshidratada y la piel seca

Existe mucha confusión alrededor de los términos "piel deshidratada" y "piel seca". Cabe aclarar que, si bien la piel seca se trata de un tipo específico de piel, la piel deshidratada define una afección que puede afectar a todo tipo de pieles, entre las que se incluye la piel grasa. Así, la deshidratación conforma una condición de la piel originada por la falta de agua en la capa más externa de la misma (estrato córneo), en la que se encuentran también lípidos y sebo que se encargan de mantenerla protegida. Una vez la capa externa se ve afectada, ésta acaba perdiendo su capacidad para mantenerse hidratada, dando lugar a la condición de piel seca.

Cabe tener en cuenta, además, que esta condición también puede deberse a un exceso en la producción de aceite para compensar la falta de humedad de la misma, fenómeno que puede confundirse con la piel grasa. 

Rutina para pieles grasas deshidratadas

En caso de que tu piel sea grasa y esté sufriendo esta afección, deberás ponerle solución aplicando, para ello, una rutina diaria que le proporcione la hidratación que necesita sin la necesidad de administrarle grasas o de sobrepasar el límite hídrico de la piel. Por lo general, los productos astringentes y aquellos que son muy grasos pueden acabar perjudicando algunas zonas de la piel, por lo que se recomienda evitarlos en la medida de lo posible.

  1. Así, el primer paso de esta rutina diaria para pieles grasas deshidratadas será limpiar el rostro, al menos, dos veces al día: por la mañana y por la noche. Para ello, se recomienda el uso de limpiadores suaves en gel que sean específicamente diseñados para su aplicación sobre pieles grasas. Asegúrate de dejar la piel bien limpia sin contribuir, para ello, a la descamación, dado que quizá hagas que se vuelva más frágil.
  2. El siguiente paso a seguir en esta rutina será la aplicación de un tónico capaz de reequilibrar el pH de la piel, dejando así la cara lista para que pueda recibir el resto de productos que se le vayan a aplicar.
  3. Por último, queda la hidratación de la piel mediante el uso de cremas o geles que sean de textura ligera, matificante y, sobre todo, que esté libre de aceites. Así, para potenciar el efecto hidratante de la crema y mantener un nivel óptimo a lo largo del día, se puede aplicar antes un sérum o ampolla de regeneración intensiva o, en su defecto, una mascarilla hidratante cada noche que consiga darle ese extra de hidratación a la piel.
  4. Muchas de las cremas o geles hidratantes que se recomiendas son aquellas que contienen ácido hialurónico, dado que no solo consiguen solucionar este problema de deshidratación, sino que también consiguen prevenir las arrugas que pueda causar dicha afección de la piel. También cabe destacar la importancia del ácido salicílico, compuesto capaz de disolver la grasa que resulta especialmente útil para este tipo de pieles.

Otros consejos para mantener hidratada la piel grasa 

A continuación, procederemos a listar algunos consejos a tener en cuenta a la hora de mantener hidratada la piel grasa:

  • Asegúrate de mantener la piel limpia de las impurezas acumuladas, así como del propio sebo que se ha generado. Asegúrate de utilizar limpiadores que no sean muy agresivos, dado que podrían causar un efecto rebote que acabará por llevar a nuestro organismo a generar aún más grasa para defenderse contra las agresiones externas. 
  • A la hora de maquillarte, utiliza productos no comedogénicos que no sean muy espesos, priorizando así el maquillaje ligero que tenga acabado mate.Procura exfoliarte la piel al menos una vez a la semana para que, de esta manera, puedas retirar las impurezas que estén más incrustadas.
  • Durante el verano, procura utilizar protector solar que haya sido diseñado para pieles grasas.
  • Emplea sérum antiimperfecciones para pieles grasas y que tengan tendencia al acné. Estos productos mantendrán la piel hidratada durante las 24 horas del día, reduciendo el sebo cutáneo y renovando, al mismo tiempo, la textura de la piel del usuario.