jueves 21.11.2019

5 consejos para superar los excesos navideños

¿Necesitas ayuda para superar la "cuesta calórica" tras las navidades? Nosotros te ayudamos...

Cómo superar los excesos navideños
Cómo superar los excesos navideños

Sólo nos queda el último obstáculo para superar con nota la Navidad y su gastronómico espíritu navideño: el tradicional Roscón de Reyes. 

Atrás quedaron los mazapanes, los polvorones, el turrón, el alcohol y un largo etcétera de alimentos calóricos que se instalan, como cada año, en nuestras vidas.

Lo que ocurre es que estos inquilinos tan sabrosos y tentadores no llegan sólo en momentos puntuales. 

Están presentes desde muchos días antes de que las navidades lleguen al calendario, en las cenas de empresa, la de amigos, en Nochebuena, en la comida de Navidad, Nochevieja, Año Nuevo...

Y nos siguen acompañando días después de haber quitado los adornos navideños.

La bandeja de restos de turrón y polvorones parece empeñada en no acabarse nunca.

Siempre que abres el armario de la despensa...esta ahí... mirándote como aquel perrito de ojos tristes que decía "no me abandones"... así no hay quien mantenga "el espíritu de sacrificio".

Unas fechas en las que nos "abandonamos" y nos conformamos con eso de que "en enero me pongo".

Un "no parar" de calorías a las que hoy debemos plantar cara de forma firme y contundente.

La báscula nos espera. Ha estado días, semanas, encerrada..... y clama venganza... 

Así que ya sabéis, terminamos con el Roscón de Reyes, y nos ponemos manos a la obra. El propósito de mantener la línea no podemos post-ponerlo. 

Pero todos sabemos que eliminar tanto exceso no es siempre tarea fácil. Sumar parece mucho más sencillo que restar ¿verdad?

Si has reunido el valor suficiente y te has subido a la báscula, enhorabuena. Si no, no te preocupes no hace falta cuantificar lo que tu ya sabes, ese agujero de más en el cinturón ha sido demoledor. 

Pues para echarte una mano, en QdOcio te vamos a dar unas recomendaciones para que la venganza de la báscula no sea muy cruel.

Dieta después de Navidad

Ahí vamos...

1. Volver cuanto antes a la rutina

Eres consciente de que te has comido todo, y ahora tenemos que volver a instaurar la rutina en nuestras vidas. 

Has engordado y lo sabes, tu Navidad te ha obsequiado con algo más de kilo y medio de grasa y mucha retención de líquidos que te han dejado deshidratado. 

Comienza a retomar los hábitos saludables, cinco comidas, las correspondientes piezas de fruta, mucho verde y mucha agua y olvídate de las sobras que hayan podido quedar. 

Vuelta al trabajo, al cole, las extraescolares, los niños, la familia....etc.

Con tantas responsabilidades, no te va a quedar tiempo ni para pensar en volver a los excesos.

2. Alimentos purificadores

No se trata de comer solo alimentos bajos en calorías, debes tener en cuenta que éstos alimentos, además deben ser depurativos y, a poder ser, que te sacien.

Incluye en tu dieta alimentos saludables, frescos, de calidad y ricos en fibra. Harán que funciones mucho mejor y que no pases hambre.

Entre estos alimentos depurativos podemos destacar frutas como la piña, con gran poder diurético, el té blanco o el verde, el limón o el jenjibre.

Dieta saludable

Además de otras frutas como el kiwi, y la manzana, una de las frutas que más nos sacian y depuran nuestro organismo. 

Otro consejo a tener en cuenta es comer despacio, nada de comer deprisa y devorando.

Si lo hacemos así nuestro organismo se sentirá mucho más saciado.

Cuando comas, come. Parece una obviedad, pero no lo es.

Cuando te sientes a comer, se consciente de lo que estas haciendo, comerás más despacio, con lo que ayudará, no solo a tu digestión si no a que tu cerebro reciba las señales adecuadas y comerás lo necesario.

3. Ejercicio moderado

Tanto si eres de los que pasa media vida en el gimnasio o si eres más de los que practican el deporte nacional, el "tumbing", empieza despacio.

Después de tantos días de excesos y falta de actividad física no vamos a prepararnos para correr un maratón. Comienza poco a poco.

Vuelve al gimnasio con rutinas sencillas de re-adaptación o, si tu agenda no te lo permite, sal a caminar.

Una caminata de unos 40 o 45 minutos diarios será suficiente al principio para re-activarte.

Tras unos días podrás ir intensificando tu actividad o variando según tus gustos.

Incluye en tu rutina tanto ejercicios aeróbicos, correr, caminar, nadar, bicicleta...así como ejercicios de fuerza.

Unos músculos fuertes, además de hacernos sentir estupendos necesitan mas energía para funcionar y eso es, ni más ni menos, que más calorías quemadas a lo largo del día con cualquier actividad que hagamos.

4. Tómatelo con calma

Los kilos acumulados durante tres semanas no van a desaparecen en tres días.

Por desgracia han decidido alojarse en las zonas mas recónditas de nuestra anatomía y costará sangre y sudor, sobre todo sudor, eliminarlas.

No es necesario que te apuntes al gimnasio de moda, ni a la última clase de fitness.

Solo necesitas un rato y un hueco en el salón, ¿No es mucho pedir no?

En internet tienes a tu disposición gran cantidad de videos con ejercicios de cardio y con ejercicios de tonificación que te ayudaran a conseguir tu objetivo.

Pero no desesperes, la constancia es tu arma secreta. Con una dieta equilibrada, bebiendo mucho liquido y con ejercicio, seguro que lo consigues. 

Si lo que quieres es ponerte en forma no puedes desfallecer, no es tarea de un día....así que ya sabes, paciencia y tenacidad son las herramientas que necesitas.

La Navidad y sus excesos

5. Diviértete

Sea como sea que te lo plantees, hazlo divertido. No hagas una dieta estricta, se consciente de lo que debes y no debes comer. 

Hay que hacer limpieza, tu cuerpo te lo agradecerá. Una dieta ligera y equilibrada. Come de todo con moderación, dale prioridad a frutas y verduras.

Eso no significa que te pases el día con el apio en la mano o solo pongas en el plato hojas de lechuga...¡qué aburrido!

Dale la vuelta, aprende a cocinar recetas más sanas. Haz un curso de cocina vegetariana.... cómprate un libro de recetas fitness...experimenta... diviértete.

En cuanto al ejercicio utiliza la misma fórmula, busca la actividad que más te divierta.

Si lo que te gusta es correr, pues corre, solo o mejor en compañía. Si lo tuyo es el baile... pues baile de salón o zumba.

¡¡Puedes quemar hasta 500 kilocalorías en una sesión de zumba!! Y te aseguro que lo mejor no es eso, si no tu sonrisa al acabar la sesión.

Puede que lo tuyo sea nadar...estupendo, es uno de los ejercicios más completos que existen y más recomendables.

O que seas un alma inquieta que le guste experimentar nuevas tendencias en el fitness, como el crossfit.

Si lo tuyo es trepar por una cuerda o darle la vuelta a un neumático gigante, genial, estás de suerte, esta es tu mejor opción.

Da igual, el deporte que practiques, la clave para perseverar y mantenerte en forma, es que te guste....si te diviertes seguro que no tendrás excusas para encajarlo en tu agenda.

Ya ves, que volver a la rutina, no siempre es fácil pero ya decía aquel "querer es poder".

Con estos sencillos consejos que te damos conseguirás tus objetivos.

Haber sucumbido a las tentaciones navideñas forma parte del encanto de las fiestas, yo diría que hay de darse un gusto por lo menos una vez al año.

Esto nos motiva para ponernos en marcha con mas energía. 

Y recuerda...la operación bikini en Qdocio la empezamos el 7 de enero, ¿te apuntas?

Comentarios