Miércoles 16.01.2019

Fiesta de Moros y Cristianos en Valverde del Júcar

No solo de Navidad vivimos durante el mes de enero en Castilla-La Mancha, para muestra, un botón. Aquí tienes la Fiesta de Moros y Cristianos de Valverde del Júcar.

Fiesta Moros y Cristianos en Valverde del Júcar
Fiesta Moros y Cristianos en Valverde del Júcar

¿Pensabas que las Fiestas de Moros y Cristianos solo se celebran en la Comunidad Valenciana? Pues no, otra sorpresa manchega. En una pequeña localidad de la provincia de Cuenca, Valverde del Júcar, también lo celebran.

Está situada en la cola del pantano de Alarcón, en la zona conocida como la Manchuela Conquense, a mitad de camino entre Madrid y Valencia y a apenas treinta minutos de Cuenca.

Es un lugar privilegiado para disfrutar de la naturaleza en estado puro. 

En verano el pantano se convierte en un reclamo de turistas que disfrutan de actividades deportivas y acuáticas en la zona.

En esta bella localidad y, coincidiendo con el final de las navidades, se celebra desde hace 500 años la Fiesta de Moros y Cristianos en honor del Santo Niño.

Este año la celebración tendrá lugar a partir del 4 de enero, teniendo como día grande el día 8, Día del Santo Niño.

El origen de la fiesta se remonta al siglo XV, época de la reconquista de Granada por los Reyes Católicos.

Los Ruiz de Alarcón tuvieron gran protagonismo en este episodio tan relevante de la historia de España.

Con él se puso fin a la Reconquista y a la Edad Media, con la expulsión del último vestigio musulmán en la Península Ibérica.

Según cuenta la leyenda en 1480, en plena batalla, las tropas de Martín Ruiz de Alarcón habían sufrido una emboscada por parte del ejército moro.

Seguros de su derrota y de ser pasados a cuchillo, todos y cada uno de ellos, en un último acto de desesperación y fervor, se encomendaron a Dios y pidieron los favores del Santo Niño.

Entonces, en medio de un resplandor, El Niño se mostró ante ellos y abriéndose paso entre las filas musulmanas, guió a los soldados cristianos a lugar seguro.

Es desde entonces, que cada 8 de enero se conmemora este acontecimiento.

Desde el 4 al 10 de enero muchas son las actividades que tiene lugar en esta localidad manchega.

Los generales de ambos bandos, moro y cristiano organizan su huestes.

Día 4 y 5 de enero

Se celebran distintos actos religiosos como las Misas por los Difuntos de la Compañía de los Cristianos y la dedicada a los Difuntos de la Compañía de los Moros. Esto ocurre los días 4 y 5 de enero, respectivamente.

En la tarde del día 5 se inicia la recogida de Oficiales de ambas compañías y, como dicta estrictamente la tradición, se situarán en la Plaza Mayor y de las Verduras, cada uno en su lugar designado.

Tras lo que, se encaminan a casa del Párroco, que les ofrecerá el tradicional Refresco del Cura.

Fiestas Moros y Cristianos

Terminado el Refresco se procede a efectuar las descargas. Ruedas de salvas y correr de banderas, la pólvora estalla y todo se cubre de humo blanco y ese olor característico.

El ruido de trabucos y el aroma a pólvora es el elemento más representativo de estas fiestas de esta localidad de Cuenca, declaradas de Interés Turístico Regional.

Cada año se reparten entre los participantes cientos de kilos de pólvora que harán explotar a lo largo de estos días empuñando sus trabucos.

Aunque si bien es cierto que en los últimos años estas cantidades se han visto reducidas considerablemente debido a motivos económicos.

Pero cualquiera de estos contratiempos no ha restado ni un ápice de entusiasmo a los participantes valverdeños.

Terminados estos actos en la Plaza, cada compañía por su lado, se dirigirá a la casa de sus respectivos oficiales para tomar el puñao.

Día 6 de enero

Al día siguiente, el día 6, se celebra la Tradicional Procesión del Santo Niño. Tiene lugar alrededor de la Plaza Mayor y está acompañada de nuevo por numerosas salvas a cargo de los trabucos de cada Compañía.

Por la tarde podemos asistir a otro momento protagonista de esta singular fiesta “Los Alardes”.

Ambas compañías se dedican “pullas” y “burlas” que darán lugar a la batalla del día siguiente.

Se trata de lanzarse desafíos y burlas de uno y otro bando que desencadenarán las batallas en armas.

Día 7 de enero

El día 7 es el día de “Guerrillas”, los oficiales de cada Compañía se reúnen para tomar un aguardiente de higos y prepararse para la batalla.

Ya por la tarde y tras los actos religiosos, ambos bandos se dirigen de nuevo a la Plaza Mayor para descargar salvas para después encaminarse al campo de batalla.

La batalla tiene lugar en las afueras de la villa, donde se recrea la ocurrida quinientos años atrás.

Ataviados con los trajes típicos medievales, ondean al viento los estandartes de uno y otro lado.

La Media Luna Roja frente a frente con la Cruz Roja cristiana

Una vez finalizada la batalla los oficiales de las dos Compañías volverán a la Plaza para dar cuentas a sus generales de las bajas sufridas.

Día 8 de enero

Pero el día grande de estos festejos es, sin duda, el día 8 de enero, este día y desde las once la mañana se proclaman “Los Dichos”.

Más de quinientas personas se reúnen en la Plaza Mayor de la localidad dispuestos en dos bandos enfrentados.

Los generales cristiano y moro desde lo alto de sus monturas dan lugar a una batalla dialéctica que se celebra en tres actos.

El texto consiste en 254 estrofas, redondillas que uno y otro bando irán declamando, ensalzando los fundamentos de su fe y a la vez ridiculizando y haciendo burla de la del enemigo.

La representación da comienzo con un silencio sobrecogedor.

En el primero, los cristianos arengados por su general han quemado una imagen de Alá y los moros claman venganza queriendo hacer lo propio con la imagen del Santo Niño.

Tras una apasionada batalla verbal se llegará a las armas y el general cristiano sale derrotado, produciendo el robo del Santo Niño por parte de los moros.

En el segundo los soldados cristianos salen al encuentro de las huestes moras.

De nuevo se entabla una batalla verbal, pero tras no tener resultado, deberán recurrir de nuevo a las armas para recuperar la imagen del Niño.

Infundidos de valor y fe, aun sabiéndose en desventaja, luchan con valentía y vencen al enemigo musulmán.

Y en el tercero, asombrado de la valentía y arrojo del rival, el general moro muestra su arrepentimiento y pedirá perdón al bando cristiano convirtiéndose al cristianismo.

Terminada la batalla todos se dirigen a la iglesia para celebrar la Misa en honor del Santo Niño.

Fiesta Moros y Cristianos en Valverde del Jucar

Día 9 de enero

Al día siguiente los valverdeños celebran el Día de Mahoma, donde tras los actos religiosos se realizan diversas actividades en honor de los Oficiales entrantes y salientes de las dos Compañías.

De nuevo reunidos en la Plaza Mayor se realizaran cargas y salvas.

Día 10 de enero

Para finalizar las fiestas el último día se celebra la comida de Hermandad donde ambas compañías se reúnen en las casas de sus respectivos generales.

Una vez finalizada la comida se vestirán de nuevo de moros y cristianos para realizar un pasacalles por la localidad para disfrute de todos los vecinos y visitantes.

¿Qué os ha parecido? ¿Interesante verdad? Un pequeño pueblo conquense viaja por unos días de nuevo a la Edad Media y nos invita a que viajemos con ellos.

Soldados con armadura, turbantes y cimitarras, estandartes de rojo sobre blanco y pólvora, mucha pólvora.

Nos trasladan a épocas pasadas y nos harán disfrutar de una manera diferente esta Navidad.

Desde QdOcio queremos que disfrutéis de una Navidad especial y diferente. Por ello siempre estamos preparando planes singulares, esperamos que éste os haya gustado.
 

Comentarios