lunes. 11.12.2023

Si tienes unos días libres y aún no has seleccionado destino, piérdete por los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha, una tierra que siempre sorprende.   

  1. Alcalá del Júcar
  2. Pastrana
  3. Consuegra
  4. Almagro
  5. Alarcón
                        

Muchos son los rincones por los que perderse y no dejarse encontrar, pero si necesitas ayuda para seleccionar destino, aquí te enumeramos los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha.

Naturaleza, descanso, patrimonio histórico, gastronomía, enoturismo, historia…muy buenos argumentos para poner rumbo a Castilla-La Mancha.

Si estás preparado para la aventura, vamos a ello, muchas sorpresas te están esperando en esta tierra. Tú te encargas de las maletas y la compañía, nosotros de los planes. ¡Comenzamos!

No están todos los que son, pero los que están te dejarán sin palabras. Y es que elegir nunca es fácil, de ahí que siempre recurramos a lo mismo: “para gustos, los colores”

Estos son unos de los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha, si no los has visto aún, es momento de hacerlo las veces que quieras, corres el riesgo de repetir.

Alcalá del Júcar

Comenzamos nuestra particular ruta por uno de los lugares más bonitos que te encontrarás en tu visita a La Mancha: Alcalá del Júcar.

En la provincia de Albacete, encontramos este pueblo con encanto en Castilla-La Mancha, que no puede faltar en tu escapada.

Declarado Conjunto Histórico-Artístico por Real Decreto de 1982 y emplazado a orillas del Júcar, es uno de los pueblos más pintorescos de la provincia de Albacete.

Pasear por sus calles estrechas, custodiadas con sus casas encaladas, repartidas por la ladera, es sencillamente espectacular. Sus cuevas, entre las que destaca la del Diablo, son un aliciente más para poner rumbo a este bonito pueblo.

Inmortaliza cada rincón en tu ascenso al castillo árabe del siglo XII. Imagina las vistas desde allí. ¡De locos!

En tu visita podrás ver su Puente Romano, su peculiar Plaza de Toros, y como ya hemos mencionado, su castillo y sus casas cueva, así como sus parajes naturales.

A tener en cuenta la estampa que ofrece el río a su paso, trazando una garganta que dibuja un sinuoso paso que se ha convertido en uno de sus mayores atractivos.

Turismo Viajar
Ruta pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha

Pastrana

Un coqueto pueblo medieval es la segunda propuesta en esta particular lista de los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha.

Sus calles empedradas te recibirán para guiar tus pasos por todos sus rincones, un sinfín de muestras de patrimonio artístico y cultural que le otorgaron el título de Conjunto Histórico Artístico.

En tu visita podrás toparte con lugares tan emblemáticos como la fuente de los Cuatro Caños, los conventos de Santa Teresa de Cruz y San Juan de la Cruz, la iglesia de la Colegiata, la sinagoga judía o la casa de la Inquisición.

Una visita obligada es la plaza de la Hora, donde irrumpe el Palacio Ducal, donde la princesa de Éboli permanecía confinada, por orden de Felipe II, y sólo podía asomarse a esta plaza una hora al día desde su balcón. De ahí su nombre. Este rincón no puede faltar en tu estancia.

En la comarca de la Alcarria, Pastrana es la “ciudad dormida” según la describió Camilo José Cela en su libro Viaje a la Alcarria. Pero de dormida, tiene poco. Es cuestión de que la visites y juzgues.

Consuegra

Estando en Castilla-La Mancha, los molinos no pueden faltar. Porque, aunque, no sólo somos molinos, esta estampa es sencillamente espectacular.

En este paseo por los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha, no podía faltar Consuegra, en la provincia de Toledo. 

Sobre la llanura manchega, se muestran imponentes sus trece molinos de viento, uno de los exponentes turísticos de la ciudad y de la región. Inmortalizar el lugar es requisito obligatorio.

Pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha: Consuegra. Foto: Pexels
Pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha: Consuegra. Foto: Pexels

Pasear junto a estas construcciones te trasladarán al mundo de Cervantes, a las aventuras del famoso hidalgo Don Quijote. ¿Preparado para luchar contra los gigantes? Pues si es así, te contamos que aún conservan la misma maquinaria del siglo XV.

Algunos de ellos se han adaptado para albergar en su interior museos y centros de interpretación. Una parada obligatoria en la ruta del Quijote. Por cierto, no te olvides de visitar su castillo medieval, que junto a los molinos dan como resultado una estampa sin igual.

Almagro

Castilla-La Mancha además de naturaleza, molinos y vino, es cultura. Cada rincón que pises te contará algo nuevo que seguro desconoces. Qué mejor que escucharla, despacio, para saber cuánto esconde esta región.

Pues en pleno corazón de la provincia de Ciudad Real, encontramos un lugar que no puede faltar en tu visita a La Mancha: Almagro, donde todo es puro teatro.

Y es que nada más llegar, comprobarás que estás en la ciudad del teatro. Y como buque insigne: su Corral de Comedias, declarado Monumento Nacional, además de uno de los reclamos turísticos de la región.

Y es que debes saber que estamos hablando del teatro que mejor conservado está del Siglo de Oro español. Se utilizó durante los siglos XVI y SVII, redescubierto en 1954 y, en la actualidad, alberga el Festival de Teatro Clásico de Almagro.

Aprovechando la visita, no debes de marcharte sin disfrutar de su Plaza Mayor, que alberga su teatro. Un recorrido donde el estilo Barroco saldrá a saludarte y donde encontrarás la Antigua Universidad, el Palacio de Medrano o el Convento de Santa Catalina.

Piérdete a conciencia por sus calles y déjate cautivar por el encanto de los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha.

Alarcón

Por último, fijamos nuestro destino en Alcorcón, enmarcado en la provincia de Cuenca.

A orillas del río Júcar, esta localidad irrumpe, dominando la llanura con su complejo sistema defensivo. Su castillo, murallas y torres se elevan sobre los meandros del río Júcar y te invitan a vivir en el medievo.

Fueron los árabes quienes levantaron su primera fortaleza. Mirador y defensa natural, te recibe galante en las puertas que, a día de hoy se conservan, la Puerta del Campo, la del Calabozo y la del Bodegón.

¿Preparado para sumergirte en las culturas que en el pasado la poblaron? Curiosea por sus calles adoquinadas, descubre su patrimonio arquitectónico, sin dejar de visitar su castillo del siglo XVI, que ha pasado a ser Parador Nacional.

Como visitas obligadas, su iglesia de Santo Domingo de Silos, la iglesia de Santa María, la plaza del Infante Don Juan Manuel, y, cómo no, su vista panorámica desde el castillo, sencillamente increíble. Desde allí podrás disfrutar de la presa del Hechicero y las puestas de sol.

Como puedes ver, el plan promete y mucho. Si a estos destinos le sumas su rica gastronomía manchega, lo tienes todo.

Es momento de ir buscando fecha para visitar los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha. No te olvides de seleccionar la compañía, no todo el mundo es buen candidato para ello.