Lunes 22.04.2019

7 razones por las que no nos gusta el Carnaval

Es curioso que una fiesta, a priori divertida, no cuente con la simpatía de mucha gente…¿Y si no me gusta el Carnaval?

¿Por qué no nos gusta el Carnaval?
¿Por qué no nos gusta el Carnaval?

El Carnaval es una de las fiestas más divertidas del calendario, y en Castilla-La Mancha se vive con intensidad. Pero por qué hay gente a la que no les gusta. Aquí te lo contamos.

Faltan apenas unas semanas para que se de el pistoletazo de salida a las fiestas más esperadas por muchos, el Carnaval.

Pero mientras medio mundo, termina de confeccionar con brillantes y purpurinas los disfraces y atuendos para concursos y desfiles...

Tú, te pones nervioso sólo con oír los primeros acordes de una samba.

Porque…. ¿Qué ocurre si no te gusta el Carnaval?

Una fiesta, a priori, divertida, con baile, música, color y donde, durante esos días, todo está permitido.

1. NO ES TU FIESTA PORQUE SIEMPRE TE RECONOCEN

Pero todo eso no es lo tuyo, y no es que no te guste la fiesta, en cualquiera de las que transcurren a lo largo del año te apuntas el primero.

Pero eso de disfrazarse de lo primero que pilles y preguntar ¿A que no me conoces?, no va contigo.

Y no va contigo porque, siempre, siempre, siempre te reconocen.

Tu espíritu carnavalero se perdió en tu más tierna infancia cuando, tras utilizar el traje de novio de tu padre, para preparar el mejor disfraz del mundo, según tu, todos terminaron por conocerte y aguarte la fiesta.

Cosas de niños...pero descubres que a lo largo de los años, la cosa no ha mejorado. 

Seguro que si tuvieras ocasión de viajar a Venecia y disfrutar de sus Carnavales, tu concepto de la fiesta cambiaría, seguro que allí nadie te conoce.

Además matarías dos pájaros de un tiro, disfrutarías y tacharías de tu lista de buenos propósitos para el año nuevo lo de viajar más. 

Carnaval de Venecia

Pero teniendo en cuenta las "cuestas" que estamos superando, mejor nos quedamos en Castilla La Mancha.

En la región tenemos muchos Carnavales que visitar, algunos de Interés Turístico Regional.

2. LAS TEMPERATURAS NO AYUDAN 

Y es que una de las cosas que menos te gustan del Carnaval, es que siempre, siempre, hace frío.

¿Por qué no podemos celebrarlos en Mayo?

Así, y con estas temperaturas, no hay manera de preparar un disfraz decente.

Todos los disfraces tienden a ser ligeritos de capas, ninfas del bosque, bailarines de danza del vientre, las princesa Disney...

¿A nadie se le ocurre disfrazarse de esquimal o de Hombre de las Nieves?

Y, por supuesto, tu falta de creatividad y presupuesto en plena cuesta de enero, no ayudan demasiado.

3. NO ERES CREATIVO

En cuanto a la creatividad no podemos hacer nada, la genética no ha sido generosa contigo.

Los genes creativos se los llevó todos con él otro miembro de tu familia.

Además de costura no sabes nada, a pesar de que tu madre insistió bastante en ello...

Tu única salvación, la silicona caliente y la cinta aislante...y esto no promete mucho, ¿verdad?

El carnaval y su obligada diversión

4. SIN PRESUPUESTO

Y si hablamos del presupuesto, tampoco es que podamos hacer mucho, la Navidad con sus muchos regalos, y enero han dado cuenta de tus finanzas.

Hay que sugerir cambiar la fecha del Carnaval, a ser posible próxima a la paga de verano.

Tus opciones pasan por robarle a algún familiar algún atuendo del siglo pasado, cosa que no te funcionó en su día.

O visitar algún centro comercial de bajo coste para adquirir alguna de las opciones Made in China.

Lo más probable es que acabes disfrazada de Pocahontas con coletas de lana y traje de paño sintético sobre capas y capas de ropa térmica.  

Es como si te fueses a practicar running pero algo tuneado. 

Recuerda que estamos a mediados de febrero y esto es La Mancha, no el Sambódromo en Río de Janeiro. 

Ves, seguro que allí, nadie me conoce y no me importaría ir más ligero de ropa.

Hasta me atrevería a mover los pies a ritmo de samba.

Y mientras te ves allí, en la cuna del Carnaval, recuerdas que no te hubiera importado que, entre tus regalos que menos te gustaron de los Reyes Magos, hubieses encontrado un disfraz.

6. CARNAVAL IMPUESTO

En tu “lucha” contra "mascaritas" y bailes de disfraces, hasta ahora has salido airoso, pero sólo hasta ahora.

Tus polluelos ya están en el colegio, y allí se han empeñado que hay que celebrar el Carnaval por todo lo alto.

Pero no se conforman con eso, sino que “invitan” a mamas y papas a disfrazarse con los más pequeños y acompañarlos al pasacalles alrededor del centro.

Tu lucha ha caído, no tienes escapatoria, y por si fuera poco, no tienes el poder ni de elegir el disfraz.

Eso queda al criterio del equipo docente que, año tras año, se esfuerzan por superar el ingenio y la creatividad del anterior.

Con lo que toooodos los años toca estrenar disfraz por partida doble, el tuyo y el de tu peque.

Si tienes suerte, dado el poco tiempo que tienes, podrás acercarte al mismo centro comercial low cost para hacerte de uno.

Pero si los astros no están de tu parte, tendrás que hacerlo tú….y claro no podrás reutilizar el disfraz del festival de Navidad del año pasado.

En Carnaval no está de moda el reciclaje. Tiene que ser totalmente original.

Y por supuesto dos, uno tamaño peque y otro tamaño adulto.

Plásticos, purpurinas, pelucas, abalorios, pinturas…. todo es poco, sobre todo tu tiempo y tu paciencia.

Eso sin contar tu habilidad pictórica...¿has intentado alguna vez pintar un tigre en la cara de un niño?

Y si al final consigues terminarlo te veras en una versión maxi y con menos gracia de lo "monísimo" que ha quedado tu peque con su disfraz.

Los niños y el carnaval

Sin hablar del desfile, porque allí te verás desfilando con toda la gracia que puedas conseguir por las calles, a la vista de todo el mundo….

Lo mejor de todo, todo el mundo armado, móvil en mano para inmortalizar el momento. 

La fotografía gusta mucho a la gente...¿verdad?

¡Viva el Carnaval!

7. DESFILE DE CARROZAS Y COMPARSAS...GÉLIDO

Otra de las actividades carnavaleras que te entusiasman son los Desfiles de Carrozas y Comparsas.

Y no es porque no sean divertidos y los participantes no se lo hayan currado a conciencia. Eso si que es espíritu carnavalero.

Comparsas y carrozas se suceden con todo tipo de temáticas y músicas, algunas son verdaderas obras de arte. Lo cortés no quita lo valiente.

Pero…….¿por qué son tan largas?, miles de personas disfrazadas, desfilan ante ti.

Al principio todo va bien, incluso te atreves a bailar al ritmo de la música.

O en la carroza de las películas Disney, que todos los años hay una, animas a tu hija a bailar y hacerla creer que estamos en Disneyland Paris.

Pero después de dos horas de pie, los peques se han cansado de bailar, ya no les hace gracia la comparsa de los soldaditos de plomo y por si fuera poco, el frío es insoportable.

Y es que los que somos de aquí, sabemos que en Carnaval hay una máxima. 

Puede hacer buen tiempo durante todo el fin de semana, incluso algo de calorcito, pero el día del Desfile de las Carrozas y Comparsas hace frío, mucho frío.

Puede que este año hayas sido precavido y en las rebajas que nos gustan tanto,  te hayas comprado un buen abrigo y unos guantes para la ocasión.

Y si no, seguro te tengo una solución para sobreponerse al frío.

Una buena merienda con chocolate caliente y alguno de los deliciosos dulces típicos del Carnaval.

Rosquillos, Tortillas o Flores de Carnaval harán que tu cuerpo entre en calor y serán un fin de jornada perfecto.

Por la línea y los excesos no te preocupes, los vas sumando a los excesos que arrastras de Navidad ya nos ocuparemos después.

Ten en cuenta que Doña Cuaresma ya da la vuelta a la esquina y entonces retomaremos nuestros propósitos de año nuevo.

Casi hemos llegado al final de los Carnavales, no ha sido para tanto ¿no?

El último de los eventos es el Entierro de la Sardina. Una curiosa tradición de Carnaval que consiste en quemar o enterrar una gran sardina de cartón.

Los manchegos siempre encontramos una excusa para una fiesta y una comilona después.

Y es que como los platos típicos de Castilla-La Mancha, ningunos. 

¿Habéis probado las sardinas asadas al fuego? Una de las mejores cosas que tiene el Carnaval.

Tendrás que buscar tus ropas mas negras y sacar tu cara más triste, para despedir a Doña Sardina, claro, que a estas alturas no te costará mucho.

Lo has conseguido, has sobrevivido al Carnaval, al final hasta has disfrutado y te has contagiado del espíritu de Don Carnal.

No desesperes tienes por delante 365 días para prepararte para el próximo y, si tus fuerzas flaquean, en QdOcio te contaremos todo lo que necesitas saber para sobrevivir al Carnaval

Comentarios